El mantenimiento de una caldera es similar al de cualquier otro aparato que se utilice con mucha frecuencia como el coche. No se nos ocurre circular con un coche sin revisar ya que puede afectar a nuestra seguridad y a la de quién nos rodea. Una caldera es igual, un aparato que debe ser revisado para que cumpla con sus funciones de forma óptima y sin causar problemas.

La caldera es un elemento imprescindible que podemos encontrar en prácticamente todos los hogares españoles y sirve fundamentalmente para calentar el agua y también para hacer funcionar la calefacción.

Muchos hogares españoles deciden no revisar la caldera, poniendo en serio peligro el funcionamiento del aparato. Las empresas de mantenimiento de calderas son las encargadas de revisar el estado de estos electrodomésticos, analizando en detalle el estado de las piezas y el correcto funcionamiento de la caldera a medio y a largo plazo. Podéis encontrar más información sobre este tipo de mantenimiento en el siguiente enlace.

En caso de que encuentren una anomalía por desgaste o por fallo técnico, estos profesionales se encargan de la reparación de la misma. Es importante resaltar que no debemos efectuar las labores de mantenimiento por nosotros mismos aunque tengamos cierta destreza en el bricolaje ya que la caldera es un aparato que requiere un conocimiento técnico para ser tratado.

A continuación os resumimos dos ventajas de mantener nuestra caldera revisada.

Evitamos fallos técnicos o desgaste de piezas

La revisión de la caldera nos permite detectar fallos en el aparato y analizar el desgaste de ciertas piezas que puedan afectar al estado o funcionamiento de la misma. Hay que destacar que solo los profesionales en mantenimiento de calderas son capaces de detectar estos problemas por lo que es importante cumplir con el calendario de revisiones para no tener problemas de funcionamiento y seguridad con la caldera.

Ahorro en la factura

Otra de las ventajas de mantener la caldera revisada es que podemos ahorrar hasta un 40 por ciento en la factura gracias al ahorro energético. Si tenemos una caldera defectuosa que presente fallos técnicos, casi con toda seguridad gastará mucho más y nos costará más a fin de mes. Además, si la caldera se rompe nos tocará pagar una nueva siendo esto mucho más caro que pasar todas las revisiones que el aparato requiere.