En la última década, la decoración escandinava, también llamada decoración nórdica, ha estado muy presente en los hogares de todo el mundo. Este tipo de decoración trae consigo muchísimas ventajas que harán que nuestra casa luzca fantástica, así que a continuación te explicaremos en qué consiste la decoración escandinava y sus ventajas.

Este tipo de decoración se caracteriza por utilizar tonos muy claros, o simplemente blanco, ya sea en las paredes o el suelo. La decoración escandinava se originó precisamente en los países nórdicos tales como Noruega, Finlandia y otros, en donde los inviernos generalmente son muy largos, por lo que la luz del sol es tenue, por ello los colores claros son utilizados de forma habitual en los hogares para dar mayor luminosidad.

Esta es la primera ventaja de la decoración escandinava, la luminosidad que aporta a la habitación con sus colores claros, además, también logra que las habitaciones luzcan más espaciosas. Por otro lado, otro de los elementos principales que componen la decoración escandinava son los tejidos naturales y la madera, estos le dan mayor calidez al hogar.

Mirad el siguiente vídeo con las ideas que se plantean sobre decoración escandinava o nórdica:

Tejidos nórdicos

Los tejidos pueden ser de lino, lana o algodón, estos pueden ir en los cojines, alfombras, y otros objetos decorativos. Como bien mencionamos anteriormente, la decoración escandinava se caracteriza por utilizar mucho el blanco o los colores claros, esto no quiere decir que habrá una ausencia de color, pues el color se puede añadir en diversos elementos decorativos como los cuadros, los cojines del sofá, y demás.

Así que las principales ventajas de la decoración escandinava es la luminosidad, el efecto visual de un espacio más amplio gracias al color blanco y mayor calidez en el hogar por la decoración textil de tejidos naturales, estos pueden tener estampados para que aporten a la habitación un toque más divertido y diferente. Sin dudas, la decoración escandinava es espléndida.