La iluminación es una de las partes más importantes de la decoración de una vivienda. Cualquier elemento de iluminación que no se relacione con el resto de la decoración desentonará enseguida con el resto, creando un ambiente raro y desangelado.

En la actualidad, tenemos a nuestra disposición multitud de elementos para iluminar cualquier estancia con estilo como lámparas con bombillas LED, lámparas de clásicas de mesilla, lámparas de pie, focos solares, etc.

Si comenzamos con el salón, debemos tener en cuenta tres puntos fundamentales para iluminarlo correctamente: luz natural, luz general y luz funcional.

Luz natural o luz del sol

La luz natural se corresponde como no puede ser de otra manera, a la luz del sol. No importa donde tengamos la ventana o la puerta que da entrada a la luz natural, pero si debemos tener en cuenta que en base a luminosidad que nos entre, la luz general y la luz artificial serán más o menos intensas.

La luz natural se puede regular de forma fácil con estores o persianas. Los estores son elementos decorativos mucho más estéticos, aunque podemos combinar ambos para nuestro salón.

Luz general

Cuando cae la noche, la luz natural pasa a mejor vida y la luz general y la luz funcional son las grandes protagonistas de nuestro salón. La luz general se refiere al elemento de iluminación central que da luz a toda la estancia de manera intensa.

Como luz general solemos encontrar lámparas de techo, que suelen dar una gran luminosidad a todo el salón. Una de las tendencias más populares en la actualidad es colocar lámparas led en el techo ya que tienen muy buena potencia y ayudan a mejorar el ahorro energético de la vivienda.

La luz general tiene el objetivo de dar la máxima luminosidad al salón. De alguna manera es la luz que sustituye a la luz natural cuando no está disponible, por lo que debe ser potente y en la mayoría de los casos implica tener varias lámparas en el techo.

Luz funcional

Por último, la luz funcional es aquella compuesta por lámparas u otros objetos de iluminación que nos permite disfrutar de la estancia de forma tenue y suave. Como sabrás, la luz general es incómoda para pasar mucho rato en una misma estancia, por ello se recurren a elementos más funcionales como lámparas de mesa, velas, tiras de led, etc.

La luz funcional es la luz más importante para el salón ya que de ella depende que podamos estar a gusto en la estancia en ausencia de la luz natural y se suele utilizar mucho más que la luz general.