En el post de hoy os queremos hablar del oficio de cerrajero, una de las profesiones más importantes para la seguridad de los pisos o viviendas. El aumento de los robos en viviendas es una realidad, por lo que los cerrajeros se han convertido en piezas clave para evitar este tipo de asaltos mediante la instalación de cerraduras de seguridad que pongan freno a los robos forzados.

El oficio de cerrajero es conocido básicamente por la instalación de cerraduras de seguridad aunque tiene numerosas funciones adicionales que comentaremos en este artículo.

Conocimientos de cerrajería

Si estás pensando en ser cerrajero debes saber que un buen cerrajero tiene conocimientos técnicos avanzados de los sistemas de seguridad. Un cerrajero debe conocer los entresijos de las cerraduras y saber cómo tratarlas para abrirlas correctamente. Si quieres más información sobre métodos de apertura y cerrajería sigue aquí.

Además, un cerrajero puede ser avisado en cualquier momento por alguna urgencia por lo que es importante que sea una persona preparada para actuar bajo presión en cualquier circunstancia. Hay muchas llamadas de personas que se han quedado encerradas en casa y tienen problemas para abrir la puerta, por lo que el profesional de cerrajería debe actuar rápido.

Las cerraduras pueden estar atascadas por el mal estado de una de las piezas o por un funcionamiento ineficiente del mecanismo de apertura y un cerrajero debe conocer cuál es el fallo en cada una de las situaciones anómalas.

Conocimientos de técnicas de robo

Los cerrajeros son especialistas en ladrones. Es decir, un cerrajero conoce perfectamente las técnicas de robo como medida protectora para evitar los asaltos a viviendas. Hay muchas alternativas para intentar entrar a una vivienda pero lo más habitual es hacerlo por la puerta principal ya que llama menos la atención y muchas veces es el único punto de acceso para el ladrón.

El método de robo más popular para forzar cerraduras es el llamado bumping. El bumping es una conocida técnica que se basa en la introducción de una llave bumping en la cerradura a forzar para luego golpearla con un martillo y destrozar internamente la cerradura.

El golpe provoca que la cerradura se rompa y se pueda abrir la puerta fácilmente. Un método muy peligroso y popular típico de ladrones oportunistas que no les importa dejar rastro de la cerradura forzada.