Hoy en día mucha gente se ve obligada a trabajar desde casa por lo que necesita un lugar donde colocar muebles de despacho para conseguir una zona aislada y separada del resto de la casa donde trabajar sin que nos molesten.

Aunque también es posible que necesitemos tener un despacho en nuestro hogar para no solo estudiar, sino para leer, jugar al ordenador, descansar o cualquier otra actividad de ocio y diversión que podamos necesitar nosotros y nuestros hijos.

Da igual si es el despacho es para adultos o para adolescentes, las necesidades siguen siendo las mismas, contar con un lugar separado del resto de la casa que cuente con muebles de despacho e incite a trabajar, al crear una atmósfera productiva que motive la inspiración y la creatividad.

Muebles de despacho, estilos y tendencias

Las tendencias que más se llevan a la hora de decorar despachos suelen ser estilos modernos y actuales como el minimalismo, el estilo nórdico, el zen, el vintage y el clásico moderno. El concepto de despachos de madera con grandes estanterías de madera y librerías está un poco desfasado y adaptado a nuestro tiempo.

Esto no significa que no se lleven los despachos tradicionales, pero en la actualidad se suelen ver más despachos de madera con puertas transparentes, mesitas de dos cajones en tonalidades mango, colores claros y suaves como grises, blancos y tierra.

 

Aunque los estilos neutros y modernos se llevan bastante, también abundan los despachos modernos, llamativos en colores como bambú, amarillos, verdes y azules y con muebles de despacho, modulares y flexibles que se adaptan a cualquier estilo, gusto y espacio.

Aunque las mesas de trabajo suelen ser más tradicionales, existe una amplia oferta de sillas de despacho modernas reclinables y con ruedas que se adaptan a largas jornadas laborales. Además, suelen estar adaptadas para que las usen personas de diferente altura y tamaño por lo que son ideales para cualquier miembro de la casa a excepción de niños pequeños.

Mesas de despacho, el espacio y la profesión marcan la diferencia

Los muebles de despacho más característicos y principales son las sillas de despacho y por supuesto, la mesa. Sin embargo, existen opciones y muebles auxiliares como estanterías, librerías, armarios rinconeros y módulos con estantes que ejercen como muebles de despacho y ayudan a definir el estilo de la estancia.

Por supuesto, es recomendable colocar la mesa cerca de la zona más luminosa o donde entre la luz del sol como ventanas y balcones. En caso de no tener suficiente luz podemos colocar  lámparas de pie para reforzar la luminosidad, un aspecto imprescindible para poder trabajar a gusto.

Los estilos y tendencias de los muebles de despacho como los que puedes encontrar en Martbert que coloquemos, marcarán la diferencia en el aspecto, estética y funcionalidad del despacho. La clave a la hora de colocar las mesas y las sillas de despacho es conocer la cantidad de espacio con la que contamos.

 

Esto es fundamental ya que si colocamos el despacho en un salón comedor amplio podemos contar con la posibilidad de comprar varias mesas de despacho. Por ejemplo, una mesa principal y otra como mesa secundaria o auxiliar apta para una impresora y colocar diferentes objetos.

Contar con dos mesas de despacho también puede ser útil en el caso de que lo vayan a usar varias personas o si es solo para una persona una mesa amplia nunca viene mal.

Las medidas estándar de una mesa de despacho suelen rondar los 120 a 150 centímetros, pero igual es posible que necesitemos algo más pequeño o más grande, todo depende de nuestras necesidades y profesión.

Por ejemplo, si nos gusta la arquitectura, el diseño gráfico, el interiorismo, coser o tenemos contacto diario con la gente y nos dedicamos a la enseñanza necesitaremos mesas de despacho amplias y aptas para dos personas.

¡En resumen, primero mira tus necesidades y compra los muebles de despacho en función de ellas! Existe una amplia gama de mesas y sillas de despacho, solo tienes que buscar los muebles que mejor encajen en tu casa.