Las herramientas eléctricas y neumáticas de ferretería industrial suponen importantes ventajas respecto a los utensilios manuales clásicos en cuanto a rapidez y precisión, ayudando en gran medida a agilizar el proceso de trabajo. La maquinaria electroportátil funciona con electricidad, ya sea conectada a la red eléctrica o mediante una batería independiente. En el caso de las herramientas neumáticas, la energía se genera mediante un compresor de aire.

Estas nuevas herramientas de ferretería industrial resultan mucho más cómodas y nos permiten realizar trabajos de alta precisión o características especiales que no estarían a nuestro alcance si empleáramos herramientas manuales. No obstante, como cualquier herramienta, su uso no está exento de riesgos, sobre todo cuando hablamos de entornos de trabajo industrial. A continuación, te ofrecemos algunas claves para minimizar riesgos a la hora de usar tus herramientas eléctricas.

1.       Elige la herramienta adecuada

Las herramientas de ferretería industrial están diseñadas y fabricadas para determinados trabajos y materiales. Siempre existe una herramienta adecuada para realizar el trabajo con una calidad óptima. Utilizar una herramienta para un uso distinto a aquel para el que está diseñada no solo puede dificultar mucho la tarea, también puede tener como consecuencia un trabajo mal ejecutado.

2.       Instrucciones y especificaciones técnicas

Todas las herramientas de ferretería industrial incluyen una serie de instrucciones del fabricante, con especificaciones técnicas acerca de la potencia o la presión máxima de trabajo con la que pueden operar. Seguir cuidadosamente estas indicaciones es la forma más sencilla de utilizar tus herramientas neumáticas y maquinaria electroportátil con seguridad.

3.                  Formación adecuada

Un operario experto debe contar con experiencia y formación para emplear sus herramientas de ferretería industrial de forma segura, pero en ocasiones puede ser necesaria una formación específica para determinadas herramientas o maquinaria.

4.                  Elementos de protección individual (EPIS)

Para prevenir los múltiples riesgos asociados a los entornos industriales, contamos con un amplio catálogo de elementos de protección individual, conocidos como EPIS: guantes, gafas de seguridad, orejeras, cascos… En caso de duda, en tu ferretería industrial de referencia podrán aconsejarte sobre el equipo que necesitas.

5.                  Cuidado con los cables

Los cables de conexión a la corriente eléctrica son uno de los mayores peligros de la maquinaria electroportátil, ya que podemos tropezar fácilmente con ellos. Para prevenir este tipo de riesgos, el entorno de trabajo debe mantenerse siempre limpio y ordenado, libre de obstáculos con los que podríamos golpearnos o que nos impidan movernos con comodidad. Si estamos usando una lijadora de banda neumática, por ejemplo, no tendremos este problema. Las herramientas neumáticas son mucho más cómodas en este sentido, ya que no necesitan cables para funcionar.

6.                  Desconecta tus herramientas para transportarlas

Dejar la herramienta encendida mientras cambiamos de sitio para seguir trabajando es un error muy común, pero también muy peligroso. Podemos pensar que desconectar nuestras herramientas de ferretería industrial cada vez que nos desplazamos supone un gasto de tiempo innecesario, pero este sencillo gesto resulta de gran ayuda para tu seguridad laboral. Imagínate los daños que podría causar una amoladora recta neumática si se te cae de las manos cuando todavía está en funcionamiento y podrás hacerte una idea del riesgo potencial que supone esta práctica.

7.                  Mantenimiento

Cuando hablamos de herramientas neumáticas y maquinaria electroportátil, la seguridad laboral también pasa por un correcto mantenimiento. Revisa tus herramientas antes de utilizarla e incluye en tu rutina de trabajo inspecciones periódicas para asegurarte de que hasta el más pequeño detalle está correcto antes de ponerte manos a la obra.